lunes, 17 de septiembre de 2018

Mascarillas naturales: ritual de belleza


Las mascarillas naturales, deben formar parte de tu rutina de cuidados, pues permiten sanar tu piel y al mismo tiempo embellecerla.

Las mascarillas para el rostro se utilizan para diferentes objetivos, para lograr purificar, humectar, limpiar, en fin, son grandes aliadas en lo que a los problemas faciales se refiere.

Mayormente están conformadas por componentes naturales, lo que facilita su método de preparación, pues podrás realizarlas en casa con elementos que seguramente estarán presentes en tu alacena.

Proceso de selección

Existen muchos tipos de mascarillas y para escogerlas debes tomar en cuenta: cuál es tu tipo de piel y cuál es el problema que presenta:
  • Si tu cutis es graso y está lleno de espinillas, entonces necesitaras una preparación limpiadora.
  • Si por el contrario tu rostro es reseco, debes aplicarte una mascarilla humectante.
La frecuencia con la que decidas aplicarlas depende del estado en que se encuentre tu piel y del tipo de mascarilla que vayas a usar.

Las que son exfoliantes deben colocarse una o dos veces por semana, pero si tu piel es muy sensible debes aplicarla cada 10 o 15 días.

Pasos importantes

  • Elimina residuos de maquillaje y sudor.
  • Asegúrate de que tu piel este totalmente limpia.
  • Es recomendable que exfolies tu piel antes de aplicar la mascarilla.
  • Debes dejar que actúe entre 5 y 20 minutos.
  • Para enjuagarte usa agua a temperatura ambiente, ni fría ni caliente, pues las temperaturas extremas pudiesen irritar tu piel.
Es importante, que durante el día evites tocar tu cutis con tus manos, si deseas quitar exceso de grasa, lleva contigo toallas húmedas faciales.

Según su función

Limpiadoras

Ayudan a limpiar los poros y previenen la aparición de barros y espinillas.

Humectantes

Devuelven la humedad a las capas más profundas de la piel, la cual tiende a perderse debido a factores medioambientales.

Purificadoras

Estas mascarillas le dan vitalidad a la piel, y están hechas con algas y aceites esenciales. Permiten la eliminación de impurezas y mejoran la circulación.

Exfoliantes

Permiten eliminar impurezas y células muertas de la piel, además de abrir los poros de la misma. Son esenciales para pieles grasosas.

Despigmentantes

Son ideales para erradicar las manchas del rostro. El aloe vera, puede ser un excelente aliado.

Algunas opciones

Pepino fresco

Corta los pepinos en rodajas y colócalos sobre todo tu rostro, te relajara y refrescara.

Miel y huevo

Mezcla a clara de un huevo con 2 cucharaditas de miel.
Déjala actuar sobre el rostro durante 15 minutos. Esto le devolverá nutrientes a tu piel.

Manzana

Mezcla una manzana con cascara y sin semilla con jugo de limón, aplícala sobre tu cutis y déjala actuar por 20 minutos.

Banana

Prepara un puré de banana y colócalo sobre tu rostro.
Déjala actuar por 15 minutos. Es ideal para todo tipo de piel.

Avena hidratante

Toma 2 cucharadas de avena en hojuelas, mézclalas con una taza de manzanilla a temperatura ambiente y una cucharadita de miel.
Déjala actuar por 20 minutos.

Café exfoliante

Mezcla 2 cucharadas de café con una crema limpiadora.
Aplícalo en el rostro humedecido con movimientos circulares.
Si no quieres usar café, puedes emplear azúcar. De igual forma puedes aplicar azúcar con un algodón húmedo, sutilmente. Actuara como un exfoliante.
Copyright © Observatorio Comunicación