sábado, 15 de septiembre de 2018

Diversas maneras de hacer ejercicio


La manera más natural de ejercitar nuestros músculos es por medio del trabajo físico, especialmente si es al aire libre. Las personas que tienen un trabajo mental o sedentario, debieran dedicar diariamente una hora a algún trabajo físico, tratando de hallar en él una distracción y un cambio bienvenido.

El cultivar un jardín o una pequeña huerta, cortar césped, partir o aserrar leña puede ser a la vez que útil, agradable.

Para otras personas alguna afición o hobby que obligue a caminar al aire libre, como coleccionar insectos o formar un herbario o una colección de piedras de distintos tipos u otras cosas semejantes, puede ser todo lo que necesiten para obtener el ejercicio diario indispensable.

Otros prefieren un deporte, siendo especialmente aconsejables la natación y el remo, el vóleibol, el basquetbol y otros que obligan a ejercitar todos los músculos.

En deportes como la natación y especialmente en el remo, el esforzarse demasiado participando en carreras o competencias, puede ser perjudicial para la salud.

Hay, por fin, una forma de ejercicio al aire libre que no exige equipo alguno y que está prácticamente al alcance de todas las personas sanas: caminar, por ejemplo, hasta el lugar de trabajo, en lugar de hacerlo en un vehículo.

Al caminar no solamente se ejercitan los músculos de los miembros inferiores sino también los abdominales, los del dorso y aun los de los miembros superiores.

Para obtener el mayor beneficio de la marcha, conviene practicarla en la postura correcta, con un calzado cómodo, sin ropas ceñidas y con una rapidez tal que acelere la respiración.

En su defecto, puede caminarse lentamente, pero haciendo respiraciones profundas; por ejemplo inhalando lentamente mientras se dan unos seis pasos y tardando otro tanto para exhalar el aire poco a poco por la boca.

Asista a un gimnasio


Para los que no pueden seguir alguno de los métodos antes sugeridos, queda el recurso de la gimnasia practicada en algún centro deportivo, o más sencillamente aún, en el hogar, con preferencia en una habitación bien ventilada y con ropa adecuada. Más fácil es practicarla al compás de la música de algún disco apropiado.

Es conveniente realizar ejercicios diariamente y por un mínimo de 15 minutos, preferentemente de mañana al despertar o si no, de tarde o de noche, ya sea antes de una de las comidas o por lo menos una hora después de las mismas.
Copyright © Observatorio Comunicación